Plan

Establecer un plan financiero es esencial para la consecución de objetivos. Es como navegar con un barco; si no se fija un rumbo, uno podría acabar varado en cualquier lado. Por tanto, para llegar a un puerto determinado, primero se debe saber a dónde se quiere ir y, luego, cómo llegar allí. Y, en las finanzas, ocurre lo mismo.


Mi plan financiero


Mi plan se basa en aportar cada año el máximo permitido a mi plan de pensiones individual e igualar la contribución de la empresa al seguro colectivo de ahorro que nos ofrecen en el trabajo. A partir de aquí, voy a destinar el resto de mi ahorro a fondos de distribución que inviertan en acciones de dividendo creciente.

Mi intención es seguir con este plan hasta tener todos mis gastos vitales cubiertos - excepto la cuota de la hipoteca - por los dividendos provenientes de los fondos de distribución mencionados anteriormente. En ese momento, si todo ha ido bien y he podido mantener mi plan, tendré aproximadamente 50 años.

Entonces, con todos mis gastos cubiertos por ingresos pasivos exceptuando la mensualidad de la hipoteca, destinaré todo mi salario a amortizar mi deuda hipotecaria, la cuál debería ser de 170.000 € aprox. a mis 50 años. Así, mi plan para ese momento es usar todo el dinero proveniente de mi salario para extinguir la hipoteca.

No sé cuánto tiempo tardaré en liquidar la hipoteca de mi vivienda habitual, entre amortizaciones obligatorias y amortizaciones extraordinaras, ya que esto depende del salario que tenga en ese momento, pero sí sé que con mis gastos vitales ya cubiertos, lo siguiente en mi lista es cancelar la hipoteca y vivir libre de deudas.

Con todos mis gastos cubiertos por dividendos y ya sin hipoteca, mi siguiente paso es dejar de trabajar y, entonces, empezar a rescatar dinero de mis planes de pensiones. De estos, rescataré solo el "mínimo personal y familiar" y "otros gastos deducibles" para tributar las retiradas al 0% al no obtener otros rendimientos del trabajo.

De esta forma, iré compensando años de bajada de dividendos con rentas obtenidas de los planes de pensiones, y en años de bonanza, reinvertiré los rescates del plan de pensiones en adquirir más participaciones de mis fondos de distribución. De esta forma, aumentaré mis rentas y podré vivir de mis inversiones in aeternum.

Mi intención es dejar de trabajar antes de la edad oficial de jubilación y renunciar con ello a mi pensión pública. Cobrar una pensión pública implicaría tener que destinar muchos días de mi vida a seguir las órdenes de otra gente y no me apetece, prefiero tratar de dejar de trabajar con 55 que esperarme a los 70 para cobrar del Estado.

Asimismo, si llego solo a la vejez y quiero compañía, siempre podré alquilar una habitación a alguna persona de mi edad que no llegue a fin de mes con la pensión que le haya quedado o, si quiero estar a mi aire, puedo seguir viviendo solo y vender la nuda propiedad de mi casa mientras sigo viviendo allí hasta el fin de mis días.


Bases


• Ahorrar un 60% de mi salario anual. Soy una persona frugal y vivo solo. Estas dos cosas me permiten tener un control total sobre mis gastos, lo que a su vez me permite reducirlos al mínimo. Como contrapartida, tengo una hipoteca con una cuota mensual bastante alta, de la cual cuento solamente los intereses como gasto. Bajo mi punto de vista, cada amortización de capital es ahorro que puedo recuperar si vendo mi vivienda habitual.

• No realizar amortizaciones anticipadas de la deuda hipotecaria. Con una hipoteca a tipo fijo a < 3% y habiendo depósitos a plazo fijo al 4%, amortizar hipoteca anticipadamente no es la mejor opción para maximizar el ahorro. Puedo obtener mayores beneficios invirtiendo mi dinero en depósitos o en fondos de inversión que los intereses que me ahorraría amortizando hipoteca. Y lo más importante: invirtiendo el dinero, este se queda en mi bolsillo.

• Maximizar la aportación anual a mi plan de pensiones individual. Durante muchos años, se pudieron aportar 8.000 € al año a un plan de pensiones y al año siguiente, tras confirmar tu aportación en la declaración de la renta, el Estado te devolvía la retención realizada sobre ese capital acorde con tu tipo marginal. En los últimos años, el gobierno ha ido reduciendo la aportación máxima permitida, pero seguiré aportando a mi plan mientras me dejen.

• Igualar mi aportación con la de la empresa en el seguro colectivo de ahorro (Unit Linked). La empresa para la que trabajo nos ofrece dos planes de ahorro para la jubilación. Uno opcional, basado en un Unit Linked en el que el empleado puede aportar capital o no, y si lo aporta, la empresa le hace un match a su contribución hasta un máximo, y un plan de previsión social empresarial, cuya contribución empresarial está asegurada para todos.

• Invertir en fondos de distribución. Si cojo mi salario neto anual, descuento mis gastos esenciales, separo un dinero para vacaciones y resto mis aportaciones a planes de pensiones, me queda una cantidad interesante para poder invertir. Tras darle muchas vueltas, mi estrategia es aportar todo lo posible a fondos de distrbución en MyInvestor y domiciliar allí mis recibos de modo que un día estos se paguen solos con los dividendos que reciba.


¿Por qué no...


...vivir de alquiler? porque el precio del alquiler es impredecible. Desde el momento en el que empecé a trabajar hasta el momento de escribir estas líneas, el precio del alquiler se ha duplicado, no así la mayoría de salarios, de modo que una hipoteca a tipo fijo (siempre misma mensualidad) me parece mejor opción que alquilar, en mi caso.

...amortizar hipoteca primero e invertir después? porque si amortizara hipoteca durante años y perdiera un día el trabajo, no tendría ahorros y me quedaría aún hipoteca por pagar. En cambio, al inviertir en fondos de distribución, seguiré teniendo el principal, y en caso de perder el trabajo, podría pagar la hipoteca con principal y dividendos.

...alquilar habitaciones de mi casa? esto es algo que me he planteado varias veces y que me han preguntado varios amigos. Tras haber vivido con los padres, con parejas y solo, vivir solo gana. Se que alquilar habitaciones supondría suculentos ingresos extra, pero mientras me pueda permitir llegar a casa y encontrar calma, viviré solo.

...invertir en fondos de acumulación? por miedo. Yo, que soy un freak del excel, tengo miedo de quedarme corto con el dinero requerido para vivir de rentas, calcular mal mi tasa segura de retiro anual, etc. No tener que calcular sino dejar que un fondo me de dividendos y experimentar años buenos y años malos de camino a la IF me da paz.


Resumen


Mi plan financiero no es nada del otro mundo: ahorrar el máximo posible todos los meses (cortando todos los gastos superfluos pero sin olvidarme de vivir), mantener un fondo de emergencia en una cuenta remunerada, apuntar todos mis ingresos y gastos en una hoja de cálculo para poder seguir su evolución, no amortizar hipoteca anticipadamente, maximizar mis aportaciones anuales a planes de pensiones y delegar la gestión de mi cartera de acciones DGI a un fondo activo para que este me pague todos mis recibos en un futuro no muy lejano.

Comentarios